Anime: Animación japonesa de la posguerra Ciclo de animación del 17 de julio al 3 de agosto en la Cineteca Nacional

[+/-]

Texto: @mario_mxjp.

Como ya nos tiene acostumbrados, nuevamente Fundación Japón en México y Cineteca Nacional unen esfuerzos para deleitar a los entusiastas del cine japonés y el cine en general mediante otro de sus afamados ciclos dedicados a la filmografía de aquél país. Esta ocasión toca el turno a la animación japonesa de la posguerra, en el que sin duda constituye una de las selecciones más completas y extraordinarias de las que tengamos memoria.

En conferencia de prensa celebrada este miércoles 16 de julio, Masaru Susaki y Nelson Carro, directores de ambas instituciones, en compañía de Kyoko Mikami - especialista en el tema de la animación japonesa - y el profesor Fabián Robles, director de ACIA A.C, compartieron con lo medios los pormenores de este relevante ciclo, el cual reúne desde lo más antiguo a lo más reciente del género y en los que destaca un fuerte hilo conductor que es, a decir de sus organizadores, el fuerte deseo de vivir de sus protagonistas.

Del 17 de julio al 3 de agosto podremos disfrutar de auténticas joyas como La guarida de la serpiente blanca (Hakuyaden, 1958) de Taiji Yabushita y Kazuhiko Okabe, adaptación de la leyenda popular china homónima y primer largometraje de animación japonesa en glorioso color, todo un logro para su época. Del mismo Yabushita, ahora en mancuerna con Yugo Serikawa, se exhibirá también La aventura de Anju y Zushio (Anju to Zushio-maru,1961), adaptación animada del  cuento clásico El intendente Sansho, filmado ya en 1954 por Kenji Mizoguchi.

Los admiradores de Isao Takahata no pueden perderse su filme debut titulado La gran aventura de Horus, el príncipe del Sol (Taiyou no Ouji: Horosu no Daibouken, 1968), donde el legendario realizador colaboraría con quien años más tarde sería su socio en Estudio Ghibli, el mismo Hayao Miyazaki.

¿Se han preguntado de donde salió el dichoso gato que adorna el logo de Estudio Toei? El gato con botas (Nagugatsu wo haita neko, 1969), de Kimio Yabuki retoma al popular felino del cuento europeo y lo ubica en una aventura llena de emociones y peligros, con ogros y princesas incluidos.

Los fans de la ciencia ficción están obligados a ver dos obras maestras del género extraídas del universo de Leiji Matsumoto: Galaxy Express 999 (Ginga Tetsudou 999, 1979) del legendario director Rin Taro, y La Arcadia de mi juventud (Waga seishun no Arcadia, 1982), de Tomoharu Katsumata, la cual explora los orígenes del afamado pirata espacial, el Capitán Harlock.

Destaca también la presencia La leyenda de la nieve (Yuki, 1981) de Tadashi Imai, cineasta poco conocido en nuestro país que sin embargo tiene una larguísima trayectoria en su país de origen e incursionó incluso en el mundo de la animación con esta y otras cintas.

La Segunda Guerra Mundial es un tema que Japón no descarta en ningún género, y la animación no es la excepción. El ciclo también incluye cintas que retratan la situación de Japón y el sufrimiento de su pueblo en los años inmediatos al conflicto mediante cintas como El conejo de cristal (Garasu no usagi, 2005) de Setsuko Shibuchi - con la cual arranca el ciclo -, La tumba de las luciernagas (Hotaru no Haka, 1988), nuevamente de Isao Takahata, y la muy cruda Gen de los pies descalzos (Hadashi no Gen, 1984), de Koro Yabuki.

A este extraordinario ciclo lo complementan además varios programas de cortometrajes animados que rinden tributo a la obra de  Osamu Tezuka, Koji Yamamura, Yoji Kuri, Tadanari Okamoto, Kihachiro Kawamoto y el director visitante Taku Furukawa, quien además estará dando una ponencia el martes 29 de julio. El trabajo de Furukawa, en palabras de la especialista Kyoko Mikami, "representa una faceta más artística, poco o nada relacionada con la «época de oro de la animación televisiva», sino más bien representativa de los animadores que no buscaban un beneficio económico y exploraron una visión diferente del mundo a través del anime".


Para finalizar, una selección con algo de lo mejor de Estudio Ghibli, aunado a la estrambotica animación de Masaaki Yuasa, Juegos mentales (Maindu Geemu, 2004), prueba más que fiel de las múlitples técnicas y estilos narrativos que pueden caber en un solo fime, estarán cerrando el ciclo en la Cineteca Nacional, tras lo cual se exhibirá después en el Cine Morelos (Cuernavaca) del 1 al 8 de agosto, y en la Cineteca Nacional de Monterrey (Monterrey) del 8 al 20 de agosto.

En nuestra opinión, se trata de uno de los ciclos de animación más completos jamás antes exhibidos en las salas mexicanas, cuyo objetivo claro es ilustrar tanto el desarrollo técnico y temático que ha experimentado la industria de animación japonesa, como mostrar las vertientes menos conocidas representadas por el trabajo de cineastas independientes pero con gran valor artístico. En palabras de Nelson Carro, "cuando se piensa en anime, en general en México se piensa a menudo en historias de aventuras como La guarida de la serpiente blanca o El gato con botas y menos en la animación más experimental. En este caso se decidió justamente traer ejemplos de ambas animaciones. En el caso concreto de Furukawa, son verdaderamente sorprendentes y diferentes, con un ingenio y creatividad notables".

Así que ahí lo tienen, todo indica que los mejores días de este veranos los pasaremos encerrados en el cine, disfrutando de una excelente selección de animación japonesa, ¡no se la pierdan!


Descarga nuestro calendario del ciclo "Anime: Animación japonesa de la posguerra"

A destacar:
- 13 largometrajes y 3 programas de cortometrajes
- Cintas en formato de cine (10 copias en 35 mm y 3 copias en 16 mm) y en idioma japonés original
- La subtitulación al español se realizó especialmente para este ciclo
- Se incluyen charlas al publico con la especialista Kyoko Mikami (22 de julio) y el cineasta Taku Furukawa (29 de julio); ambas en la sala 9 "Juan Bustillo Oro" a las 18:30 hrs.